Demandan a Distrito Escolar de Brentwood tras asesinatos de adolescentes


Kayla Cuevas Y Nisa Mickens.

Una demanda de $ 110 millones golpea al Distrito Escolar de Brentwood por el asesinato de una adolescente en 2016.

Según explica la demanda presentada por la madre de la niña muerta, los funcionarios escolares sabían que los pandilleros de MS-13 estaban atormentando a una estudiante de secundaria y habían amenazado su vida, pero no hicieron nada.

Durante dos años, Kayla Cuevas supuestamente sufrió ataques dentro de la escuela, incluyendo burlas, escupitajos y que los estudiantes de pandillas de la MS-13 le sacaran los pantalones en los pasillos de la escuela.

Sin embargo, los funcionarios del Distrito Escolar de Brentwood “se negaron a tomar medidas para rectificar el problema de la intimidación”, según la demanda federal de Brooklyn presentada por Evelyn Rodríguez.

Rodríguez dijo que la negligencia fue aún más allá y aseguró que ella y su hija de 16 años transmitieron las amenazas de muerte en septiembre de 2016, y la escuela no actuó en consecuencia.

Días más tarde, Kayla y su amiga, Nisa Mickens, de 15 años, fueron golpeadas hasta la muerte. Desde entonces, cuatro pandilleros de renombre han sido acusados federalmente por el doble homicidio.

La semana pasada, la policía del condado de Suffolk arrestó a cinco personas vinculadas a la MS-13 por un intento de secuestro. Cuatro de esos sospechosos eran estudiantes de Brentwood High School.

En una entrevista con Daily News, Rodríguez dijo que el incidente reciente “demuestra una vez más que la escuela no está tomando las medidas necesarias para proteger a sus estudiantes, niegan que tengan un problema de pandillas”.

Marjorie Coello, una de los abogados de Rodríguez, dijo que el distrito violó las leyes destinadas a proteger a los estudiantes y obtener una educación adecuada. “Afortunadamente, el distrito hará lo correcto y asumirá la responsabilidad de sus acciones o la falta de ellas”, dijo Coello.

La demanda dice que la intimidación comenzó en el año escolar 2014-2015, cuando Cuevas era una estudiante de primer año, y sucedió en la escuela también.

Al comienzo del año lectivo 2016-2017, la demanda dice que la escuela “aseguró” a Cuevas, que entonces era una estudiante de penúltimo año, que un estudiante no identificado no estaría en la escuela Ross High School. El estudiante no identificado previamente le tiró un cuchillo.

Sin embargo, en el primer día de clases, el estudiante estaba allí. Cuevas les dijo a los administradores de la escuela, pero dijeron que el joven no estaba en las instalaciones.

Al día siguiente, el estudiante y otros presuntamente hicieron un gesto con la garganta cortada.

Cuevas y su mamá le dijeron a la escuela que el movimiento fue detectado en el video de vigilancia de la escuela. El distrito sostuvo que el estudiante no estaba en el lugar, insistió que no había ningún gesto y no se lo dijo a las autoridades, dijo Rodríguez.

Cinco días después, Cuevas estaba en la escuela cuando fue perseguida “y brutalmente mutilada y asesinada”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *