Crisis de opioides: Ningún lugar está a salvo de la ira de la heroína

Crisis de opioides: Ningún lugar está a salvo de la ira de la heroína

Garrett Kassler, de Plainview, falleció a los 26 años víctima de una sobredosis de Fentanyl.

 

Por: Eden Laiken

 

Cuando era un niño que crecía en Plainview, Garrett Kassler amaba a los Power Rangers y a las Tortugas Ninjas. Una vez adolescente, él era agua y aire libre. Quería abrir una tienda de buceo, vivir en la playa y disfrutar de una vida sencilla.

Sus padres, Lee y Lisa, se habían mudado al suburbio de clase media alta cuando Garret era bebé, ya que prometía escuelas excelentes, poco o ningún crimen, un buen vecindario y el lugar perfecto para criar una familia.

“Vimos a nuestros hijos [incluyendo a su hija Erica, ahora de 24 años] florecer desde preescolar hasta la escuela secundaria”, dice Lee. “Fuimos activos en la Asociación de Padres y Maestros (PTA, por sus siglas en inglés), ambos entrenábamos fútbol y ligas menores, miramos a nuestros niños de cerca y nos aseguramos de que no se metieran en problemas”.

Garrett primero tuvo problemas para lidiar con el estrés cuando era un estudiante de primer año de la universidad. Un doctor le recetó Xanax. Sus padres se consolaron de que era un médico el que lo recetaba.

Pero el estado de ánimo y el comportamiento de Garrett comenzaron a cambiar. Eventualmente le dijo a sus padres que no podía dejar de tomar la medicación contra la ansiedad. Lo trajeron a casa, lo enviaron a terapia y el “problema de Xanax” pareció resolverse.

Luego, la oxicodona y, finalmente, la heroína, reemplazaron al Xanax. Durante los siguientes ocho años, Garrett estuvo dentro y fuera de las instalaciones de rehabilitación.

“Esta era nuestra vida ahora”, dice Lisa. “Necesitábamos aceptar el hecho de que nuestro hijo era un adicto y encontrar ayuda … Siempre estuvimos orgullosos de él, nunca nos avergonzamos. Aprendimos que tenía una enfermedad y no solo afecta al usuario sino a todos en el hogar”.

Garrett parecía mejorar y se alistó en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Pero llegó una llamada a unas pocas semanas en el campo de entrenamiento. Garrett, incapaz de cumplir con las demandas enérgicas, fue dado de baja. De nuevo en casa, continuó usando drogas.

En 2014, el médico de Garrett le recetó Vivitrol®, un bloqueador de receptores opioides que detuvo sus antojos y le impidió drogarse. Funcionó bien.

Con una limpieza de 14 meses, Garrett se ofreció como voluntario en los programas de concientización y educación sobre drogas del condado de Nassau, habló en eventos y formó parte de la Fuerza de Tarea de Prevención de la Heroína. Ayudó a lanzar el programa “Shot at Life” (Vivitrol®) y se convirtió en un entrenador de recuperación. Él planeó convertirse en un consejero acreditado del abuso de alcohol y sustancias.

Sobredosis fatal

Pero Garrett no estaba en un tratamiento de drogas y meses después de suspender Vivitrol®, recayó. “Nunca, ni una vez negó ser un adicto”, dice Lee. “Él decía: ‘Estoy conectado un poco diferente que muchos de ustedes. Sin rima o razón. Solo tengo que lidiar con eso'”.

El 4 de febrero de 2017, emocionado de haber pasado una prueba de drogas y conseguir un nuevo trabajo, Garrett usaría una vez más, una sobredosis fatal en su casa de Plainview a la edad de 26 años. Era Fentanyl, un potente analgésico a menudo cortado con heroína. Eso lo mató.

Garrett fue una de las 195 personas que murieron por opiáceos en Nassau ese año, incluido otro hombre de Plainview de su edad. Vinieron de Massapequa, Long Beach, Manhasset, Floral Park y Oceanside. Ningún área está exenta. Las cifras de sobredosis fatales del condado de Suffolk son incluso más altas que las de Nassau.
“Recuerde, si esto nos pudiera pasar a nosotros, podría pasarle a cualquiera”, dice Lee. “La crisis de las drogas es real. La adicción es real”.

Semanas más tarde, los Kassler comenzaron una organización sin fines de lucro a su nombre: The Garrett L Kassler Memorial Fund. Su objetivo: “hacer posible la recuperación: una persona, una familia, una vida a la vez”.
El director de la secundaria de Garrett escribió en el sitio web de la escuela sobre el estudiante que conocía bien en Plainview-Old Bethpage John F. Kennedy High School.

“Su tremenda sonrisa y su gran risa eran contagiosas, y su maravilloso sentido del humor podría alegrar el día más oscuro”, escribió el director James Murray. “Era amigo de todos; ningún grupo paritario fue excluido de su corazón amable y acogedor”.

El 3 de febrero de 2018, Lee publicó en la página de Facebook del fondo conmemorativo. “Mañana, un año. Nuestras vidas cambiaron para siempre. Todos los días es una montaña rusa de emociones. La tristeza, la soledad y el dolor, no le deseo a nadie … Extrañamos terriblemente a nuestro hijo. Más allá de imaginar … La vida y la salud son preciosas. No tomes un solo momento por sentado”.

Lugares de Ayuda

Long Island Crisis Center
24/7 Línea de Crisis (Llame o escriba un texto)
(516) 679-1111

NAFAS
Nassau Alliance for Addiction Services
Número de Ayuda (516) 481-4000
www.nassaualliance.org
(proveedores de tratamiento comunitario)

Información y Recursos
www.heroinprevention.com

L.I.C.A.D.D.
24/7 Línea directa para información y referencias
1-(631) 979-1700

Para aquellos afectados por el trastorno por uso de sustancias de un ser querido

Nar-Anon (516) 318-6134
www.nar-anon.org
Al-Anon/ Alateen (516) 433-8003
www.alanon-nassau-ny.org
Families Anonymous (516) 204-3202 www.familiesanonymous.org

Para entrenamiento gratuito de Naloxona (Narcan)
Calendario Comunitario de Entrenamientos de Sobredosis de Opioides
www.health.ny.gov

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *