Campaña ‘One Fair Wage’ exige salario justo para trabajadores que reciben propina

Trabajadores asalariados con propinas, defensores y líderes sindicales llevaron a cabo un evento de lanzamiento de la campaña One Fair Wage (OFW) para luchar por mejores salarios, mejores propinas, y exigir un salario justo en Nueva York. (Foto: @OneFairWageNY)

El pasado 13 de abril, trabajadores asalariados con propinas, defensores y líderes sindicales llevaron a cabo un evento de lanzamiento, junto a funcionarios electos, para exigir un salario justo en Nueva York. La campaña One Fair Wage (OFW) lucha por mejores salarios, mejores propinas y representa el próximo paso en la ‘Lucha por los 15’ para proteger a los trabajadores que dependen de propinas.

Siete estados ya pagan a estos trabajadores un sueldo mínimo básico además de las propinas: Nueva York podría ser el siguiente.

“Lamentablemente no alcanzamos a pagar nuestros gastos, comprar lo necesario para nuestras familias, pagar gasolina, renta, recibos de agua, luz, etc. Con un salario sub mínimo y depender de solo propinas, Yo tenía tres trabajos y nunca me di cuenta que lo que yo ganaba en el restaurante no era justo para lo que yo trabajaba. Muchas chicas que trabajaban a veces querían salir pronto del trabajo porque eran acosadas sexualmente y nadie las escuchaba. Nadie merece un pago sub mínimo,” indicó Victoria Hernández, miembro de SEPA Mujer y ex mesera.

En Nueva York, los asalariados con propinas como los meseros de restaurantes, técnicos en salones de manicura y trabajadores de lavado de autos- ganan un salario mínimo que varía entre $7.50 y $8.65, dependiendo mucho de las propinas para alcanzar el salario mínimo general del estado, que oscila entre $10.40 y $13.00 (dependiendo de la región).

Los estados con One Fair Wage (salario justo), tienen mayores ventas, salarios y propinas más robustas y un mayor crecimiento laboral que los estados con un salario inferior al mínimo. También se ha comprobado que One Fair Wage ayuda a frenar la explotación de la fuerza de trabajo femenina e inmigrante mayoritaria, desde el acoso sexual a otras formas de abuso de los trabajadores, sin sacrificar las ganancias.

Todo trabajador merece la dignidad de un salario justo, pero eso no es fácil para muchos de los trabajadores que dependen de propinas en Nueva York. Cuando los trabajadores no ganan lo suficiente con las propinas de los clientes, esto abre la puerta al robo y la explotación salarial generalizada, especialmente en las industrias donde los trabajadores, muchos de los cuales son inmigrantes y mujeres, están demasiado intimidados para hacer valer sus derechos y donde las leyes son poco estrictas. Nueva York puede y debe continuar la lucha por $15 y defender los derechos de los trabajadores al garantizar un salario justo para todos los trabajadores”, dijo Héctor Figueroa, presidente de 32BJ SEIU.

 

 

En su discurso del estado del Estado de enero, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció que el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York llevará a cabo audiencias para examinar el aumento al salario mínimo y establecer el salario justo en Nueva York.

Cuomo señaló “Nueva York sigue siendo un líder nacional en la lucha por la justicia para hombres y mujeres trabajadores, y al proporcionar una plataforma para que las inquietudes de los neoyorquinos sean escuchadas, estamos fomentando nuestros esfuerzos para ofrecer salarios justos para todos. Les pido a los afectados a registrarse, asistir a una audiencia y ayudarnos a acercar al estado hacia un Nueva York más justo”.

“El empuje exitoso del Gobernador Cuomo para aumentar gradualmente el salario mínimo a $15 en el estado de Nueva York fue un paso importante para mejorar la movilidad económica de los trabajadores con salarios bajos”, dijo David R. Jones, presidente y CEO de la Sociedad de Servicios Comunitarios de Nueva York (CSS).

Pero, una parte fundamental de la fuerza laboral fue omitida: los servidores de restaurantes, asistentes de lavado de autos, trabajadores de salones de belleza y otros que trabajan a base de propinas. Instamos al Gobernador Cuomo a que ponga fin a la diferencia salarial en Nueva York. Es hora de que Nueva York se una a los otros siete estados donde los trabajadores reciben el salario mínimo además de recibir propinas”.

Según la organización SEPA Mujer, el 61% de mujeres y niñas experimentan la pobreza a más del doble de la tasa estatal, así como las peores tasas de acoso sexual en cualquier industria porque deben tolerar el comportamiento inadecuado del cliente para recibir propinas y alimentar a sus familias. También obliga a innumerables mujeres a soportar el acoso sexual, el abuso laboral, el robo de salario y de propinas, y el trabajo estacional para sobrevivir.

“Esto es inaceptable y SEPA Mujer da un paso adelante para ser escuchada de una vez por todas. A favor de todas las mujeres y niñas inmigrantes latinas en el pasado que nunca tuvieron la oportunidad de decir NO MÁS. ¡Nadie merece una paga mínima!”, dijo Martha Maffei, Directora Ejecutiva de SEPA Mujer.

“Elevar al salario mínimo general para los trabajadores con propinas de Nueva York, será un paso hacia el final de la esclavitud moderna. Durante demasiado tiempo, las minorías, y en particular los inmigrantes, han soportado trabajos forzados con poca o nula compensación bajo un sistema obsoleto. Un salario inferior al mínimo aumenta la inequidad salarial de género”.

Para ayudar permanentemente a los neoyorquinos trabajadores, la líder demócrata del Senado, Andrea Stewart-Cousins, lidera esta lucha en el Senado estatal para garantizar la aprobación legislativa de One Fair Wage.

“Las industrias de restaurantes, salones de belleza y lavado de autos no tienen que pagar un salario mínimo real, lo que significa que los trabajadores se ven obligados a depender de propinas como salario”, dijo Stewart-Cousins.

“Esto hace que los 400,000 trabajadores con propinas del estado de Nueva York, la mayoría de los cuales son mujeres e inmigrantes, sean extremadamente vulnerables al acoso sexual, al robo de propinas y las condiciones de trabajo injustas. Implementar One Fair Wage y asegurar que a todos los neoyorquinos se les pague un salario mínimo justo, es justicia económica y hacer lo correcto”.

“Poner fin al salario dependiente de propinas ayudará a inclinar la balanza del poder a favor de los neoyorquinos trabajadores, que con demasiada frecuencia son objeto de acoso sexual”, agregó la asambleísta Linda B. Rosenthal. “Especialmente en este momento del movimiento #MeToo, debemos hacer un cambio real para ayudar a los más vulnerables. Cada neoyorquino tiene derecho a un trabajo que ofrece estabilidad financiera y un entorno de trabajo absolutamente libre de acoso sexual”.

 

Hechos y estadísticas

 

Nueva York contra estados con un salario justo. Los estados de Alaska, California, Washington, Oregon, Minnesota, Montana y Nevada con One Fair Wage (en adelante denominado OFW) han experimentado un crecimiento económico en empresas y sectores que solían tener un salario mínimo.

Las tasas de pobreza en los estados OFW son un 10% más bajas que en Nueva York. En los estados de OFW, los restaurantes de servicio completo abrieron y operaron a una tasa casi el doble que la de Nueva York, que solo tuvo un aumento de 4.88%.

Los trabajadores con salario fijo en los estados de OFW informan que ganan tanto, o más, en propinas que los trabajadores que reciben propinas en Nueva York. Las tasas de empleo en restaurantes son iguales o más altas en los estados OFW. De 2011 a 2016, el empleo en restaurantes de servicio completo (FSRE) creció un 20,4%, en comparación con el 20,13% en Nueva York.

Bajos salarios, largas horas, pocos beneficios. Los trabajadores con propinas se encuentran entre los trabajadores más pobres de Nueva York. Las propinas son tan irregulares que un trabajador no puede depender de ellas para obtener un ingreso constante, dependiendo únicamente de su salario inferior al mínimo. Estos salarios son tan bajos que muchos trabajadores deben acceder a cupones de alimentos, a la vivienda y a Medicaid solo para llegar a fin de mes.

Acoso sexual. Depender de las propinas obliga a los trabajadores a tolerar el acoso de los clientes y compañeros de trabajo para alcanzar un salario básico.

Robo de salarios. A diferencia de un salario mínimo general único, el salario por debajo del salario mínimo depende del tamaño de la empresa, su ubicación, la industria y las propinas promedio recibidas por cada trabajador en una semana determinada. Dado que muchos restaurantes, carwashes y salones de uñas operan principalmente en efectivo con prácticas de contabilidad deficientes, el sistema crea muchas oportunidades para el robo de salarios y la explotación. Un salario justo limitaría tales oportunidades al crear un salario estándar para todos los trabajadores.

Explotación de comunidades inmigrantes. El salario mínimo también aumenta la explotación de los trabajadores inmigrantes, ya que es menos probable que llamen a las autoridades cuando un empleador les roba los salarios o pone a los trabajadores en condiciones laborales peligrosas.

Condiciones de trabajo peligrosas. Los trabajadores que ganan un salario mínimo rara vez denuncian las peligrosas condiciones de trabajo porque su salario es tan bajo y su trabajo es tan precario que perder un trabajo puede significar perder un hogar y la posibilidad de poner comida en la mesa.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *