Boda Real… Cada novia quiere ser una princesa

Por: Chelle Cordero

Hay pocas cosas más románticas que ver a una hermosa novia casarse con su Príncipe Azul. En mayo pasado, el mundo tuvo la oportunidad de ver cómo la hermosa Meghan Markle se casaba con el príncipe Harry.

Muchas novias, sin duda, tomaron nota de algunos de los toques reales para una boda de cuento de hadas. Las bodas reales británicas han influenciado a muchas novias desde que el Príncipe Carlos se casó con Lady Diana Spencer. La industria de la moda aun habla sobre el icónico vestido de novia de Kate Middleton. “Las mangas largas, los cuellos en V y el encaje se han visto, incluso en la Semana de la Moda Nupcial más reciente”, dijo Roberta Correia de Brides Magazine.

Las tendencias que ya comienzan a aparecer en vitrinas nupciales incluyen vestidos de novia más sencillos, sin adornos deslumbrantes, combinados con lujosos velos y trenes que se pueden quitar durante la recepción para facilitar el movimiento. Markle portó un elegante vestido en línea A de Givenchy con manga tres cuartos y elegante cuello. Su maquillaje natural se sumó a este look clásico. Ella equilibró las cosas con un extravagante velo y un tren real, que requirió a múltiples portadores.

Markle rechazó la idea de un ramo de novia masivo y optó por un arreglo floral blanco pequeño y delicado. El príncipe Harry ayudó a seleccionar el arreglo de flores para el ramillete de novia de Markle, que incluía la tradicional ramita de mirto, un símbolo de esperanza y amor, así como la flor favorita de su madre. La inclusión de la flor favorita de Diana puede influir en otras parejas para encontrar formas sutiles de rendir homenaje a los miembros de la familia que han fallecido.

Otra característica notable de las últimas dos bodas reales son los pequeñitos componiendo la mayoría de la corte nupcial (solo dos de los asistentes en cada boda real eran adultos). La industria nupcial espera ver esto más a menudo. “Últimamente, hemos estado viendo algunas fiestas de novias compuestas completamente de hermosos niños”, dijo David’s Bridal en una publicación de blog. También es una tradición que las bodas reales se realicen temprano en el día y se celebren con un desayuno.

Los miembros de la familia real suelen seguir las festividades del desayuno con un almuerzo formal y una cena íntima en el palacio, lo que hace que las ceremonias de la mañana y las recepciones de ‘brunch’ sean otra tendencia a seguir en los próximos años.

No hay mejor manera de sentirse como la realeza que casarse en un entorno de cuento de hadas. Si bien casi nadie tiene el privilegio de casarse en el Castillo de Windsor, afortunadamente, hay lugares para celebrar bodas en todo el mundo e incluso aquí en los Estados Unidos. Las parejas pueden aprovechar lugares palaciegos como el Chateau Julien de California; Biltmore Estate de Carolina del Norte; o Pleasantdale Chateau Estate de Nueva Jersey, por nombrar algunos.

-Cortesía de Creators.com

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *