Abogado Vargas: El verdadero costo de obtener mi tarjeta verde

Abogado Vargas: El verdadero costo de obtener mi tarjeta verde

Abogado Vargas: El verdadero costo de obtener mi tarjeta verde.

 

Por: César Vargas Esq.

Co-director del Dream Action Coalition

 

Hace unas semanas, recibí un sobre muy especial de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS), la agencia federal responsable de procesar las solicitudes de visa. Después de 29 años de espera, finalmente recibí mi “tarjeta verde”.

A diferencia de DACA, que solo brinda dos años de protección contra la deportación y la capacidad de trabajar legalmente, una tarjeta verde otorga el derecho a vivir y trabajar de forma permanente en los Estados Unidos.

Pero antes de que alguien me elogie por ser “buen inmigrante” que hizo cola mientras otros piden un tratamiento especial, permítanme dejar las cosas claras: no lo hice de la manera “correcta”, ya que no había una “forma correcta” para personas como yo y millones más.

Mi tarjeta verde solo fue posible a través de DACA y el vínculo de amor con mi esposa.

Como abogado de inmigración, es difícil conciliar este logro tan esperado con la realidad que muchos de mis amigos, familiares y comunidad -todos ellos estadounidenses, en mi opinión- están a merced de una recientemente fortalecida máquina de deportación que continúa separando a las familias.

Es injusto. Yo estoy en el camino hacia la ciudadanía con nuevas oportunidades, mientras que las vidas de otros soñadores o inmigrantes indocumentados todavía están dramáticamente sujetas a los caprichos de los tweets del presidente.

Sentados en la mesa de la cocina, escuché a mi hermano y madre hablar sobre el último debate sobre inmigración.

Mi hermano arrojó su tarjeta DACA sobre la mesa, indicando que no podía aceptar una tarjeta verde sabiendo que mi madre y otros inmigrantes serían arrojados debajo del autobús. Respaldé su posición.

Salir ahora como “documentado” es desorientador y no sé cuánto tiempo durará. Sin embargo, de lo que estoy seguro, es que no importa mi estado migratorio, siempre he pertenecido aquí. Este es mi país. Esta es mi casa.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *