Abejas y apicultores en Puerto Rico también necesitan ayuda


Archivo.

Los pasados huracanes Irma y María, en su paso por el Caribe, han devastado Puerto Rico y las Islas Vírgenes Americanas, afectando la infraestructura básica, como son el acceso a electricidad, agua y otras necesidades primarias. Pero eso no es todo, la agricultura del país también sufrió graves problemas: diversas plantaciones, fincas y el sistema general de producción agrícola fueron destruidas y son hoy día inoperables (en Puerto Rico solamente, las pérdidas en producción agrícola se estiman en $780 millones de dólares).

Lo anterior son repercusiones que afectan directamente a la vida cotidiana del ser humano, pero muchas veces no nos ponemos a pensar que también existen otras especies que fueron afectadas por este tipo de fenómenos naturales que se salen de nuestro control. Este es el caso de las abejas puertorriqueñas que han sido afectadas con la misma intensidad que el hombre.

Los huracanes produjeron pérdidas gravísimas en el 80% de las colmenas principalmente usadas para albergar colonias domésticas. Además, los árboles con cavidades naturales que cobijaban otra parte de las colonias, también fueron destruidos por las grandes ráfagas de viento.

Las abejas sobrevivientes han organizado enjambres y están en busca de refugio en estructuras de zonas residenciales, pero el problema es que se encuentran en riesgo de morir de hambre, pues los huracanes Irma y María destruyeron todos los recursos florales, eliminando de esta forma los nutrieres necesarios para estas pequeñas trabajadoras de la naturaleza.

Sin sus fuentes de polen, las colonias sobrevivientes están en riesgo de colapsar. A pesar de que los apicultores están tratando de mantener las abejas vivas dándoles agua azucarada, esta es una solución a corto plazo, pues sin recursos florales que provean proteínas en forma de polen, las colonias supervivientes peligran gravemente.

En el mismo sentido, los apicultores han sido esenciales para la agricultura local y para los cultivos especializados, pues son los encargados de mantener cerca de 4,000 colmenas de abejas domésticas. ¿Por qué nos debe importa el estado actual de las abejas? Las abejas y otros polinizadores son la clave para la recuperación de la agricultura isleña, pues de ellas depende la producción de piña, café, aguacates y muchos otros frutos y vegetales.

Apoyar a las abejas es fundamental para mantener en equilibrio nuestros ecosistemas, pues a pesar de su pequeño tamaño, éstas hacen mucho por el planeta y por nosotros. Tú puedes ser parte de la ayuda donando en la página www.gofundme.com/fund-forpuerto-rico039s-pollinators y así contribuir a la campaña de recuperación que se está llevando a cabo actualmente por parte del Pollinator Partnership.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *