36 años después … Perú vuelve al Mundial con alma de Guerrero

36 años después ... Perú vuelve al Mundial con alma de Guerrero

Los héroes del presente mundialista de selección peruana que jugará la Copa del Mundo de Rusia 2018. (Foto: @SeleccionPeru)

 

Walter Garcés

Por: Walter Garcés

 

“36 años” son números y letras que tal vez se pueden leer muy rápido … pero si eres un peruano, amante del fútbol, “36 años” reflejan un tiempo cruel sufrido muy, muy lento, viendo a la selección de tu país alejado de una Copa Mundial.

Es casi toda una vida de derrotas frustrantes, de empates inservibles y de simples victorias morales que nos dejaron escasas alegrías y ocho eliminaciones seguidas. Un mar de lágrimas en generaciones de hinchas “blanquirrojos”.

Después de clasificar por méritos propios a los Mundiales de México 1970, Argentina 1978 y España 1982, a los peruanos se nos vino la noche y cada cuatro años tuvimos que aprender a esconder nuestro dolor de “equipo eliminado” cuando se jugaba otro Mundial.

Sin consentimiento previo, y mirándo por la TV, saboreamos gotitas de la gloria conseguida por otros países. Así fueron pasando nuestros días, meses, años y décadas, con la ilusión de algún día volver a la máxima fiesta del fútbol.

En el Mundial de México 1986 los peruanos gozamos con el título de Argentina e imaginariamente nos poníamos la “Albiceleste” para intentar regatear a todos en el barrio y tratar de imitar el maravilloso “Gol del Siglo” de Diego Armando Maradona.

En Italia 1990 nuestro corazón inca bailó salsa colombiana y explotó feliz con el golazo de túnel de Freddy Rincón en el último segundo para el épico 1-1 de Colombia contra Alemania, que clasificó a los “cafeteros” por primera vez a unos 8vos. de final del Mundial.

En Francia 1998 muchos peruanos apretamos los dientes y nos unimos a los gladiadores de Paraguay, liderados por el arquero José Luis Chilavert y los zagueros Celso Ayala y Carlos Gamarra, quienes nunca desmayaron ni ante el poderoso equipo anfitrión que se impuso apenas con agónico “Gol de Oro”, el primero de los Mundiales.

En el Japón-Corea 2002 en Perú lucimos como nuestra la “Verdeamarela” de Brasil y al ritmo de samba vitoreamos los goles del fenómeno Ronaldo y las jugadas de Rivaldo, Kaká y Ronaldinho, magia derramada para conquistar el pentacampeonato del “Scratch”.

En Alemania 2006 los aficionados peruanos no festejamos mucho y por el contrario nos solidarizamos con la pena de selecciones de nuestro continente, abatidas ante el poderío europeo, y no por ello dejamos de reconocer la estirpe ganadora de la campeona Italia.

En Sudáfrica 2010 los peruanos vibramos con el primer título de España y encantados alabamos ese juego de “tiki-taca” de Xavi, Iniesta y compañía, observándolo muy semejante al viejo y querido toque peruano que encandiló el planeta en los 70’s e inicios de los 80’s.

En Brasil 2014, aunque estando geográficamente cerca, seguimos atestiguando el Mundial desde afuera, y elogiamos las grandes actuaciones de Colombia, Costa Rica y Chile; sufrimos la debacle brasilera en el 1-7 con Alemania; y aplaudimos tristes el subcampeonato de la Argentina de Messi.

Así “prestándonos” camisetas y vivencias ajenas transcurrieron 7 Copas Mundiales sin presencia peruana, nefastos años que ahora pasan al olvido porque la historia se escribe distinto.

Recuperando nuestro estilo futbolístico logramos en 2017 una emotiva clasificación en Sudamérica y hoy la bandera “Blanquirroja” ya flamea en el olimpo de Rusia 2018.

36 años después estamos de vuelta. La noche se hizo día y hoy nuestros latidos vuelan renovados.

Más de 30 millones de peruanos regresamos a un Mundial de la mano de un entrenador pensante como “El Tigre” Gareca y un equipo humilde, solidario y batallador.

Que ruede el balón en campos rusos y que la euforia contenida del fiel hincha peruano colme tribunas allá, aquí y más allá.

Un Perú renacido vivirá como nunca este Mundial y lo hará con alma de Guerrero, como su gran capitán Paolo.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *