Alcalde sin planes de dejar que restaurantes ofrezcan cenas en interior a pesar de bancarrotas

Cenas al aire libre en Mott Street el 12 de agosto. (Foto de Mark Hallum)

Si bien los restaurantes continúan luchando en medio de una pandemia global, el alcalde Bill de Blasio dijo que es posible que aún no exista alivio a la vista para aquellos negocios que necesitan abrir espacios interiores, por temor a un posible resurgimiento de COVID-19. El alcalde citó otros casos en el extranjero.

De Blasio ha cedido a la presión externa para permitir que los gimnasios en la ciudad de Nueva York abran el 2 de septiembre, siempre y cuando cumplan con las pautas estatales, pero dijo que no considerará permitir que los restaurantes sirvan en otro lugar que no sea en las aceras en el futuro previsible.

«Cenar en el interior, no hay un plan en este momento», dijo de Blasio en una entrevista con Brian Lehrer de WNYC radio  el 21 de agosto. “No existe un contexto para cenar en el interior. No decimos que sea imposible. Pero no es así, según lo que hemos visto en todo el mundo, no tenemos un plan para reabrir los comedores interiores a corto plazo. De hecho, el ejemplo que el Dr. Jay Varma, mi asesor principal de salud dio a los medios de comunicación esta semana, fue Hong Kong, que comenzó a tener un resurgimiento directamente relacionado con los restaurantes y bares bajo techo y tuvo que cerrarlos. Sabemos el nexo desafortunado que estos han sido para los resurgimientos».

Pero la alianza de turismo de la ciudad (NYC Hospitality Alliance) dice que los dueños de negocios se enfrentan a una tormenta perfecta y se debe tener en cuenta algún tipo de alivio.
Andrew Rigie, director ejecutivo de NYC Hospitality Alliance, pidió al alcalde que proporcione una guía clara sobre cómo o cuándo los restaurantes y sus clientes podrán volver a festejar como en 2019.

“Estas pequeñas empresas se enfrentan a la peor combinación de crisis de nuestra vida, y es absolutamente fundamental para su supervivencia que el gobierno proporcione un plan claro sobre cómo y cuándo podrán reabrir sus restaurantes y volver a contratar empleados. Mientras tanto, tenemos que conseguir que estos propietarios de restaurantes reciban ayuda para el alquiler”, dijo Rigie a amNewYork Metro en un comunicado el domingo.

 

Acoso y amenazas

Los bares y restaurantes enfrentan otro desafío: la mano de hierro de la Autoridad Estatal de Licores, bajo las órdenes del gobernador Andrew Cuomo y la oficina del alguacil de la ciudad, que emite violaciones y revocaciones de permisos a empresas que operan sin cumplir con las restricciones de COVID-19.

«Desde el 11 de agosto, 31 establecimientos en mi distrito han sufrido acoso y amenazas por parte de agentes encubiertos, miembros de un grupo de trabajo, los alguaciles estatales y los departamentos de transporte y protección ambiental», dijo la senadora estatal Jessica Ramos en una conferencia de prensa el 19 de agosto en Harlem,  sobre los casos en su distrito en el noroeste de Queens . “Lo que es peor, es que muchas de estas empresas son propiedad mayoritaria de las mismas comunidades inmigrantes de clase trabajadora que han sido las más afectadas por la pandemia de COVID-19. En comparación con otros vecindarios y distritos, esta flagrante disparidad muestra la voluntad de nuestros [funcionarios] electos de ignorar a las comunidades más afectadas por la pandemia”.

Gran parte de la tolerancia cero implementada por Cuomo proviene del clamor público de que algunas de las calles de la ciudad se están convirtiendo en zonas de fiesta que ignoran las políticas de máscara y distanciamiento social.

 

Notas relacionadas: Legislador de Queens presenta ley para mantener seguros a los trabajadores durante COVID-19

 

Más de Alrededor de Nueva York

>