Alcalde implora a feligreses a mantener la fe y evitar grandes reuniones para detener el COVID-19

El alcalde Bill de Blasio habla a los feligreses en la Iglesia Bautista Calvary en Jamaica, Queens, el 22 de noviembre de 2020, mientras el pastor Victor Hall observa. (Foto de Dean Moses)

Por: Dean Moses

El alcalde Bill de Blasio tuvo un fuerte mensaje para los fieles de la Iglesia Bautista Calvary en Jamaica, Queens, durante su sermón dominical como invitado: Sacrifica una gran reunión de Acción de Gracias este año para salvar las vidas de las personas que amas en medio de la pandemia de COVID-19.

El alcalde dijo a los asistentes que simpatizaba con el deseo de muchas familias de reunirse alrededor de la mesa para comer pavo y buena compañía. Pero eso simplemente no es posible ahora debido a la segunda ola de la pandemia COVID-19 y la facilidad con la que se propaga el virus.

Cada familia de Nueva York, dijo De Blasio, tiene que tomar una decisión: «¿Vamos a hacer las cosas que hacemos todos los años o vamos a hacer algo diferente?» Para el alcalde, es una obviedad.

“Hablaré personalmente y diré que me gustaría poder hacer lo que hacemos todos los años porque una de las cosas que espero con ansias cada año es el Día de Acción de Gracias. Espero la reunión más grande posible y la mayor cantidad de familiares y seres queridos alrededor de la mesa”, dijo de Blasio. “Pero este año no estaré con algunas de las personas que más amo. Este año será diferente y me duele decirlo. Este año no estaré con algunos de mis seres queridos para poder estar con ellos el año que viene».

Mantener un Día de Acción de Gracias socialmente distante, indicó, ayudará a la ciudad a combatir la segunda ola del virus mientras continúan los avances que los neoyorquinos han hecho para aplanar la curva, y mantener bajos los niveles de virus desde los días oscuros de marzo y abril de este año, cuando cientos morían de la enfermedad todos los días.

“Es importante, en este momento, entender lo que todos hemos hecho en esta ciudad porque hubo un tiempo, hace apenas unos meses, en que fuimos el epicentro de esta crisis a nivel nacional”, dijo el alcalde. “Todos aquí lo saben, todos aquí lo sintieron. Hemos perdido gente. Pasamos por el dolor y luego tuvimos que elegir. ¿Íbamos a agacharnos y rendirnos o íbamos a hacer lo que hacen los neoyorquinos y luchar? Y contraatacamos, y pasamos de ser en cuestión de meses los peores de toda esta nación a ser los primeros; en ser el lugar más seguro de la nación”.

La diligencia y la vigilancia siguen siendo claves en la batalla de la ciudad contra COVID-19, según De Blasio. Pidió que siguiéramos cumpliendo con las regulaciones de usar mascara y practicar el distanciamiento social. Al hacerlo, enfatizó un punto que el gobernador Andrew Cuomo ha hecho en las últimas semanas: que el comportamiento personal de cada neoyorquino tiene un impacto en la extensión del brote.

“Cada vez que te pones la máscara, y cada vez que practicas el distanciamiento social y cada elección que haces contribuye a lo que nos pasa a todos”, dijo el alcalde. “Aquí es donde es importante decir que tenemos algo que ninguna otra ciudad tiene; tenemos ese poder, esa fuerza que acompaña al título de neoyorquino».

El pastor de Calvary, Víctor Hall, reiteró la necesidad de que todos tengan cuidado al celebrar el Día de Acción de Gracias este año, e instó a todos a realizar cenas pequeñas en lugar de grandes reuniones.

“Te deseamos la mejor acción de gracias. Por favor, tengamos cuidado. Ves que los números están aumentando porque la gente está viajando”, aconsejó el pastor.

-Con información de Robert Pozarycki

 

Notas relacionadas: Gobernador de Nueva York pide precaución por alza de Coronavirus en días festivos

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>