Agentes allanan fiesta ilegal en el sótano de un club nocturno en Jackson Heights a la que asistieron cientos

Clientes dentro de un club nocturno ilegal en el sótano de Sueños Americanos Bar en Jackson Heights, Queens, el 21 de febrero de 2021 (Foto cortesía de la Oficina del Sheriff de Nueva York)

Si bien los casos de COVID-19 declinan en toda la ciudad, la Oficina del Sheriff de la ciudad de Nueva York continúa tomando medidas enérgicas contra el comportamiento imprudente que viola las órdenes de emergencia, diseñadas para detener la propagación de la pandemia.

La última redada de este tipo ocurrió la madrugada del domingo en Jackson Heights, donde los agentes allanaron un club nocturno ilegal en el sótano de Sueños Americano Bar Restaurant Corp, 35-16 Junction Blvd., donde más de 300 personas se apiñaron en el lugar y festejaron sin máscaras.

Los peligros no se limitaron solo a la posible exposición al COVID-19, según la oficina del alguacil. Durante el operativo, los agentes encontraron que cuatro vías de salida del bar habían sido cerradas ilegalmente, creando un peligro de incendio.

Cinco operadores del club ilegal fueron acusados en el lugar: Michelle A. Parobczyk, 21, de Maspeth; Leo Sierra, 21, de East Elmhurst; John Michael Guaillas, 21, de Corona; Saul Jordy Carpio, 21, de Corona; y Nestor Carpio, 34, de Franklin Square. A cada uno de ellos se les emitieron multas por violar órdenes de emergencia; Guaillas y los Carpio también fueron acusados de cargos adicionales de alteración del orden público.

La oficina del alguacil dijo que la operación comenzó la noche del 20 de febrero, cuando los agentes observaban el lugar y vieron a dos hombres que dejaban entrar a grupos de entre cinco y 15 personas en el sótano del bar a través de entradas separadas.

Los porteros, señaló la oficina del alguacil, tuvieron mucho cuidado al intentar cubrir sus huellas, realizando «contra vigilancia caminando arriba y abajo por Junction Boulevard, asegurándose de que nadie los seguía o miraba».

Según el recuento de los oficiales, los porteros habían dejado entrar a 220 personas en el establecimiento en tres horas. Aproximadamente a las 2:25 a.m. del 21 de febrero, dijeron las autoridades, los oficiales del alguacil allanaron al establecimiento. Al entrar, vieron a dos clientes bloqueando la escalera que conducía al sótano. Luego, los agentes descubrieron las salidas cerradas, a las que finalmente pudieron acceder después de que los clientes suplicaron a los miembros del personal que los dejaran ir.

Dentro del club del sótano ilegal, informó la oficina del alguacil, los agentes observaron a 305 clientes adentro, bebiendo bebidas provistas de un bar instalado ilegalmente, con una cabina de DJ con música.

Los asistentes a la fiesta también fueron vistos bailando y fumando Hookah sin practicar el distanciamiento social o usar máscaras.

La oficina del alguacil señaló que la empresa enfrenta una multa de $15,000 y podría ser acusada de cargos adicionales por violar las leyes estatales de control de bebidas alcohólicas.

 

Más de policiales: Detectives arrestan a mujer de Brooklyn que dio a luz a bebé hallado muerto en contenedor de basura

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>