Adams planea expandir programa de reconocimiento facial para frenar el crimen a pesar de preocupación sobre privacidad y racismo

programa de reconocimiento facial
La policía de Nueva York ha utilizado el software de reconocimiento facial como una herramienta para resolver delitos de alto nivel desde 2011. El alcalde Eric Adams busca ampliar su uso para frenar el reciente aumento de la delincuencia en la ciudad. Foto cortesía de Getty Images

Por: Robbie Sequeira

Mientras el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, continúa perfeccionando sus estrategias de prevención del delito en respuesta al aumento vertiginoso de la violencia en los condados, una vía potencial que el demócrata centrista está explorando es la expansión del programa de reconocimiento facial como una herramienta clave para frenar el crimen.

La delincuencia en la ciudad ha aumentado casi un 40%, en comparación con enero de 2021. Adams cree que la tecnología moderna se puede usar con precisión y ética para identificar a los sospechosos y a los delincuentes violentos en toda la ciudad, y se espera que amplíe su uso en los esfuerzos policiales de la ciudad, según detalles no especificados en su plan de 15 páginas ‘Blueprint to End Gun Violence (Plan para detener la violencia armada)’.

“Si estás en Facebook, Instagram, Twitter, pase lo que pase, pueden ver e identificar quién eres sin violar los derechos de las personas”, dijo Adams a fines del mes pasado mientras impulsaba un nuevo plan para poner fin a la violencia armada. “Va a ser utilizado con fines de investigación”.

Pero el uso de la tecnología de reconocimiento facial ha sido controvertido durante mucho tiempo y objeto de varias demandas constitucionales y de derechos civiles. Y mientras Adams busca dirigir su plan de vigilancia y prevención del crimen a través de la tecnología de reconocimiento facial y detección de armas, otras ciudades (San Francisco, de tendencia liberal, y Missouri, conservadora del Medio Oeste), han examinado su uso como antidemocrático en el peor de los casos, y una invasión de la privacidad en el mejor de los casos.

La ordenanza «Detener la vigilancia secreta» se aprobó 8-1 en una votación de la junta de supervisores de mayo de 2019 que impone una prohibición total del uso de vigilancia facial por parte de las agencias de la ciudad de San Francisco, que las empresas tecnológicas como Amazon y Microsoft actualmente venden a varias agencias gubernamentales de EE. UU.

“La inclinación de la tecnología de reconocimiento facial a poner en peligro los derechos y las libertades civiles supera sustancialmente sus supuestos beneficios”, dice un extracto de la ordenanza de San Francisco. “…y la tecnología exacerbará la injusticia racial y amenaza nuestra capacidad de vivir sin la supervisión continua del gobierno”.

Según Amnistía Internacional, una organización internacional de derechos humanos, la policía de Nueva York tiene más de 15, 280 cámaras de vigilancia en las intersecciones de la ciudad.

“Nunca eres anónimo”, dijo Matt Mahmoudi, investigador de inteligencia artificial y derechos humanos de Amnistía Internacional. “Ya sea que esté asistiendo a una protesta, caminando hacia un vecindario en particular o incluso simplemente comprando comestibles, la tecnología de reconocimiento facial puede rastrear su rostro utilizando imágenes de miles de puntos de cámara en todo Nueva York”.

Según el Pew Research Center, un grupo de expertos, el 75 % de los adultos en los EE. UU. saben muy poco o nada sobre la tecnología de reconocimiento facial. Dejando a un lado las preocupaciones de privacidad, varios grupos de derechos civiles llaman al uso del reconocimiento facial una práctica depredadora que priva racialmente de sus derechos a las personas de color.

“El alcalde Adams está volviendo a las mismas jugadas fallidas de centrar a la policía en las políticas de seguridad pública”, dijo Scott Roberts, director senior de Campañas de Justicia Criminal y Democracia para la organización de justicia racial en línea Color Of Change. “Esto solo conducirá a las mismas tácticas violentas y discriminatorias que atacan desproporcionadamente a las comunidades negras. Las comunidades de la ciudad de Nueva York y de todo el país exigen con razón que los funcionarios electos amplíen nuestras opciones de seguridad pública, inviertan en educación, empleos, viviendas asequibles y servicios de salud mental”.

 

Inexactitud para identificar a personas negras y morenas

Los hallazgos de un estudio de 2019 realizado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología mostraron que los programas de reconocimiento facial en todo el país tendían a ser menos precisos al analizar a personas negras o asiáticas.

“El problema es que sabemos que el reconocimiento facial ha demostrado ser muy inexacto al identificar a personas negras y morenas y ha demostrado que conduce a arrestos falsos, identificaciones falsas y hemos visto en lugares como Detroit y Nueva York, que ha habido falsas identificaciones usando esta tecnología”, dijo Brown.

La policía de Nueva York ha estado utilizando la tecnología de reconocimiento facial creada por DataWorks Plus desde 2011, capturando imágenes de las escenas del crimen en robos, allanamientos, agresiones, tiroteos y otros delitos, y el departamento atribuye a la herramienta la resolución de asesinatos, violaciones y casos de personas desaparecidas. A pesar de la insistencia del departamento en que el reconocimiento facial se usa «en una capacidad limitada», su uso de la tecnología ha dado lugar a al menos seis demandas.

No obstante Adams, un capitán de policía jubilado, quiere llevar la tecnología unos pasos más allá.

“También usaremos lo último en tecnología para identificar problemas, hacer un seguimiento de las pistas y recopilar evidencia, desde la tecnología de reconocimiento facial hasta nuevas herramientas que pueden detectar a quienes portan armas, utilizaremos todos los métodos disponibles para mantener a nuestra gente segura”, dijo Adams en una conferencia de prensa el 24 de enero.

Roberts, de la organización Color of Change, dijo que los fondos se podrían utilizar mejor si se desviaran a las comunidades que han estado más vigiladas o que se consideran áreas de «alta delincuencia». El año pasado, los defensores habían estado presionando para que se aprobara la Ley de Daniel a nivel federal, una medida que obligaría a los profesionales de la salud mental, no a la policía, a responder a las llamadas de crisis en todo el estado.

“Creo que la seguridad pública proviene de la estabilidad en las comunidades, ya sea acceso a buenos trabajos, servicios de salud mental, educación, debemos pensar a profundidad cuando se trata de cómo abordamos el crimen y cómo invertimos en nuestras comunidades”, dijo Roberts. “Nuestra preocupación es que estamos utilizando tantos recursos que no previenen el crimen, sino que también perpetúan el sesgo racial en el sistema (de justicia penal)”.

Recientemente, los legisladores demócratas tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes pidieron a las agencias federales que reduzcan el uso del reconocimiento facial, solicitando a los departamentos de Justicia, Defensa, Seguridad Nacional e Interior que dejen de usar el sistema de reconocimiento facial de Clearview AI para la aplicación de la ley nacional.

 

Notas relacionadas:Alcalde Adams firma orden ejecutiva luego de informe sobre equidad social en la ciudad y sus prisiones

Más de Alrededor de Nueva York