Abuelos a larga distancia

 

Por Myrna Beth Haskell

Con la temporada navideña en su apogeo, muchos padres hispanos quisieran que sus hijos formarán lazos más estrechos con los abuelos, sin embargo, para los que dejaron a sus seres queridos en sus países de origen, la distancia puede ser el mayor impedimento.

Según un boletín de AARP, la razón número uno por la cual los abuelos no ven lo suficiente a sus nietos es la distancia (67 por ciento). Sin embargo, este mismo estudio indicó que la mayoría de los abuelos sienten que juegan un papel muy importante en la vida de los pequeños. Por lo tanto, muchos abuelos están encontrando formas creativas de fomentar las relaciones con los nietos a pesar de la distancia.

Porque los abuelos son especiales

Según la organización KidsHealth (Nemours Foundation, kidshealth.org), “Establecer un vínculo con los abuelos puede beneficiar a los niños de muchas maneras. Los abuelos pueden influenciar y ser grandes modelos, así como proporcionar un sentido de herencia cultural e historia familiar. Los abuelos les brindan amor a sus nietos, se preocupan por sus mejores intereses y pueden hacer que se sientan seguros».

Carla Sutter, con maestría en trabajo social, directora de Operaciones de franquicia en Synergy HomeCare Franchising, LLC (www.synergyhomecare.com), explica: “La relación entre abuelos es ese vínculo extraordinario que realmente puede marcar la diferencia en la vida de un niño”. También señala que una relación positiva con un abuelo se traduce en relaciones sólidas con los adultos mayores de la comunidad y una comprensión y comodidad con el envejecimiento.

Los abuelos son el vínculo con las tradiciones familiares. También sirven como historiadores. Los abuelos son interesantes, porque para los nietos, vivieron hace tanto tiempo, que su pasado es retro, y los nietos quieren saberlo todo.

Lo positivo y lo negativo de las relaciones a larga distancia

«Depende de la frecuencia con la que vea al niño”, explica la Dra. Laura Markham, experta en crianza y autora de «Padres pacíficos, niños felices» y «Padres pacíficos, hermanos felices» (Tarcher Perugee ). “Hay diferentes retos para todos los abuelos. Para los que están lejos, hay un gran desafío para mantener la intimidad. Por otro lado, un abuelo que brinda atención regular debe hacer cumplir las reglas de los padres”.

Sutter está de acuerdo. “Hay aspectos positivos y negativos en todas las relaciones. En lugar de ver las relaciones a larga distancia como algo negativo, busque oportunidades para interactuar con su nieto de manera especial para asegurarse de que la relación se mantenga».

Mantenerse conectado

«La tecnología es clave», afirma Sutter. Con Skype, FaceTime y otras aplicaciones, los nietos pueden hablar cara a cara con los abuelos que viven lejos. Sin embargo, muchos abuelos no son expertos en tecnología. Los padres y los niños mayores pueden servir como guías para que los abuelos se sientan cómodos con la tecnología, ofrece Sutter.

Markham describe formas creativas de usar la tecnología para la comunicación.

«A veces los abuelos no saben qué decirle a un niño que no ven con frecuencia». Ella aconseja pedir a los padres que sugieran un libro que les guste. La abuela puede leerle el libro a su nieto en línea. “Los niños necesitan lo visual. Cánteles canciones tradicionales, algo tonto. La risa es un gran rompehielos».

Otra idea es compartir la hora de los alimentos. “Programe su video llamada durante una comida. La conversación es más natural durante las comidas cuando los niños se sienten cómodos y acostumbrados a conversar”. Markham también recomienda juegos en línea en los que los abuelos y nietos puedan participar juntos, como el ajedrez o los deportes de fantasía.

Sin embargo, la tecnología no es la única manera en que los abuelos pueden fomentar una relación a larga distancia. Solo se necesita un poco de esfuerzo e ingenio.

Sutter sugiere enviar postales con fotos de animales o lugares que podrían ser muy diferentes de donde viven los nietos. «Envíelos a sus nietos con una pequeña descripción sobre el animal o el lugar que ha visto». Ella dice que los nietos pueden hacer álbumes de colección de las postales. Para los niños pequeños, los abuelos pueden pedirle a mamá o papá que le envíen una postal con un dibujo del nieto.

Markham también propone trabajar juntos en proyectos de larga distancia. Si a un nieto le gusta tejer o coser, por ejemplo, colabore con ella en un proyecto especial como una colcha o suéter. Aporte cada uno individualmente de forma remota. Durante una visita, unan los trabajos para hacer una obra completa.

Por supuesto, siempre que sea posible, programen visitas en persona.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Los padres juegan un papel integral en el fomento de las relaciones con los abuelos a larga distancia. Compartir historias sobre sus padres y revelar su propia conexión emocional ayuda a los niños a aprender la importancia de mantenerse conectados con la familia.

Markham informa que tiempo con un abuelo es extremadamente importante, y los padres deben alentarlo. Ella dice que esto ayuda a desarrollar un vínculo único.

Muchos padres tienen el desafío adicional de tener abuelos locales por un lado de la familia y abuelos a larga distancia por el otro. En este caso, Sutter propone establecer un tiempo especial para reconectarse con los abuelos a larga distancia. «En los días festivos, por ejemplo, pida a los abuelos a larga distancia que lleguen con anticipación para reavivar la relación antes de que lleguen los demás».

Myrna Beth Haskell es una galardonada, autora, columnista y escritora. Su trabajo ha aparecido en publicaciones en los EE. UU. Así como a nivel internacional (www.myrnahaskell.com). También es cofundadora y editora general de Sanctuary (www.sanctuary-magazine.com).

 

Más de Alrededor de Nueva York

>