9/11 20 años después: Recordando día de terror de paramédico de Queens

Las historias sobre el 9/11 y las pérdidas de aquel fatídico día en el World Trade Center son numerosas, entre ellas la de Carlos Roberson, un paramédico voluntario que trabajaba como técnico de redes en las cercanías. Participó en las operaciones de rescate y evacuación y fue el último en ver con vida al agente de la PAPD, Chris Amoroso antes de que pereciera. Roberson mantiene una foto suya con Amoroso ayudando a una mujer llamada Suman de la India. (Foto de Todd Maisel)

Carlos Roberson estaba en su trabajo de ingeniero de redes en Thompson Reuters, en la calle Fulton, a una manzana del World Trade Center, la mañana del 11 de septiembre de 2001, cuando la tierra tembló.

“Un minuto después del impacto, mi jefe salió y me dijo que tenía que ir a ayudar», dijo Roberson, instructor y voluntario certificado de EMT. «Pensamos que podría haber sido un avión pequeño, pero al ver el agujero en el edificio supimos que era más grande.”

Al principio, un agente de policía intentaba dirigir al residente de Forest Hills lejos de la calle Church. Roberson le dijo que era paramédico y el agente le gritó: «¡Ve, ve, ve!”.

Roberson, de 38 años en ese momento, corrió hacia la calle Church, donde comenzó a ayudar a la policía a dirigir a las personas que huían del World Trade Center. Los escombros caían al suelo como balas desde la torre norte. Los cristales de las ventanas saltaban por los aires, recordó, y uno de estos se estrelló contra la plaza mientras la gente salía corriendo del edificio.

Foto: Todd Maisel

Poco después, personas saltaban por las ventanas rotas del edificio en desesperación, por el enorme incendio que provocó el avión al estrellarse contra la torre.

Inicialmente no hubo heridos en la calle, por lo que Roberson dijo que se limitó a tratar de dirigir a la gente lejos de los edificios.

“Empecé a oír gritos y acudí en dirección a estos. Un montón de gente salía corriendo y yo solamente observaba, era la primera vez en mi vida que no sabía qué hacer”, dijo Roberson, un instructor de EMT que aprendió habilidades para salvar vidas después de contraer meningitis cuando era adolescente y quién se sintió inspirado en el equipo de la ambulancia que, según dijo, le salvó la vida.

Pero mientras trataba de ayudar a otros, comenzó a escuchar el sonido de las personas saltando del edificio cuando golpeaban contra el suelo. «Sonaba como bombas golpeando la plaza», recordó Roberson.

“Mientras saltaban, tuve que alejarme: se me partía el corazón y no sabía qué hacer conmigo mismo», añadió. «Entonces veo a dos bomberos con una silla de escalera – chicos jóvenes con una mujer grande y la silla no se cerraba, así que les ayudé con la silla y luego a una ambulancia.”

Como muchos de los rescatistas de ese día, trató de bloquear el horror. Entonces, la torre sur fue golpeada, la mayoría de los escombros salieron disparados hacia la Calle Oeste.

Roberson continuó con las indicaciones de evacuación hasta que vio al oficial de policía de la PAPD, Christoper Amoroso, ayudando a una mujer, ahora identificada como Suman Hindashi, una aprendiz del banco Morgan Stanley, que sufría de asma. Roberson dijo que Amoroso sufría quemaduras, posiblemente por intentar entrar en uno de los pisos que estaban incendiados en la torre norte.

“Fue entonces cuando vi a Chris salir del edificio, cerca de la librería Borders y se esforzaba por ayudar a la mujer que tenía problemas para respirar”, dijo Roberson. “Le dije que la llevaría a un médico y le dije que viniera conmigo. Le dije ‘estás herido’ y pensé que debía recibir asistencia médica. Pero él dijo: «Voy a volver a entrar». Esto solo tomó unos segundos: tenía que llevarla y ahora estaba en piloto automático para llevarla a una ambulancia. Volvió a entrar corriendo, es el hombre más valiente que he conocido.”

Foto: Todd Maisel

Pero entonces ocurrió lo impensable.

“Escuché un ruido fuerte y miré hacia arriba y (la torre norte) parecía que la parte superior se había desprendido de un cubo de Rubik: se retorcía y empezaba a descender como un ascensor en línea recta, así que corrí hacia la valla de la iglesia de la calle Fulton”, recuerda. “Pensé que me estaba volviendo loco, no me di cuenta de que las vigas se estaban estrellando en la calle y todo se volvió negro. Estaba de pie en la acera y no podía creer que no pudiera ver nada. Me puse de rodillas para cubrirme, no podía ver”.

Roberson abrió los ojos, su boca se llenó de polvo. Esperó a que el polvo se asentara. «Estaba en modo de supervivencia y entonces algo me golpeó en el brazo; al principio no podía respirar, y luego pensé que tal vez el brazo se me había desprendido, casi me dejo inconsciente con el brazo para ver si todavía estaba allí», dijo Roberson, quien luego corrió al vestíbulo de su oficina en la Calle Fulton, donde pudo lavarse en un baño.

Roberson luego volvió a salir y se encontró con muy pocas personas en las calles, llenas de polvo y bordeadas de camiones de bomberos aplastados.

“Empecé a pensar en todas las personas que había visto ese día, ¿dónde estaba Chris?”.

Abandonó el lugar a las 6 a.m. del día siguiente, exhausto y sintiéndose más seguro cuando vio llegar vehículos de la Guardia Nacional con numerosos equipos de rescate… “La artillería pesada estaba aquí, no me quedaba nada.”

Más tarde se enteró de que el Policía Amoroso había muerto.

 

Notas relacionadas: Los heroicos esfuerzos de rescate de los trabajadores de tránsito durante el 9/11

 

Más de Alrededor de Nueva York