7 datos que residentes de hogares de ancianos y sus familias deben saber ante el aumento de casos de COVID durante las fiestas

En momentos en que los índices de infección por COVID-19 aumentan en esta temporada de fiestas, AARP quiere informar a los residentes de hogares de ancianos y sus familias sobre una nueva ley que requiere que esos centros cuenten con planes para la pandemia a fin de proteger a sus residentes, y que publiquen dichos planes.

La ley, firmada por el gobernador Andrew Cuomo en junio, requiere que todos los hogares de ancianos publiquen su plan de emergencia en su sitio web, o inmediatamente ante la solicitud de un familiar.

La ley incluye siete aspectos clave que exigen que los hogares de ancianos:

• actualicen a los familiares y tutores autorizados de los residentes infectados al menos una vez al día y cada vez que se produzca un cambio en el estado del residente;
• actualicen a todos los residentes, familiares y tutores autorizados al menos una vez a la semana sobre la cantidad de infecciones y fallecimientos en el centro, a través del medio de comunicación que elijan los familiares (electrónicos o de otro tipo);
• permitan el acceso diario y gratuito de los residentes a teleconferencias virtuales remotas o métodos de comunicación virtual similares con sus familiares o tutores;
• cuenten con planes de protección contra el contagio para el personal, los residentes y las familias;
• cuenten con un plan para mantener u obtener un suministro de equipo de protección personal para al menos dos meses;
• cuenten con un plan para volver a admitir a los residentes hospitalizados una vez que completan su tratamiento, y
• enfrenten multas si no cumplen con sus planes de emergencia.

“Más de 6,500 personas han muerto en los hogares de ancianos de Nueva York durante la pandemia hasta ahora, además de una cantidad no publicada de residentes de esos centros que fallecieron después de que los trasladaron a un hospital. Muchos de ellos estaban solos”, dijo Beth Finkel, directora estatal de AARP New York. “Necesitamos evitar que se repita esta tragedia épica, y una de las claves es asegurar que los familiares de los residentes puedan ver lo que está sucediendo dentro del hogar de ancianos de su ser querido. Esta nueva ley los ayuda a lograr eso, pero las personas de Nueva York deben estar atentas y monitorear en forma proactiva el centro donde residen sus familiares».

“Demasiados residentes de hogares de ancianos y sus familias se han visto devastados en los últimos nueve meses porque estos centros no crearon ni pusieron en práctica protocolos básicos de seguridad”, dijo Richard J. Mollot, director ejecutivo de The Long Term Care Community Coalition. “Esta ley impone requisitos estrictos que, si se hacen cumplir, ayudarán a proteger a los residentes ante una segunda ola de la pandemia”.

Los habitantes de Nueva York pueden presentar quejas en internet con el Formulario de quejas sobre hogares de ancianos, o pueden llamar a la línea gratuita de quejas sobre hogares de ancianos del estado al 1-888-201-4563. El servicio telefónico cuenta con representantes desde las 8:30 a.m. hasta las 4.45 p.m., de lunes a viernes; quienes llaman fuera de ese horario pueden dejar un mensaje de voz. Encontrarás más información aquí: https://www.health.ny.gov/facilities/nursing/complaints.htm

Síguelos en Twitter: @AARPNY y Facebook: AARP Nueva York

Más de Alrededor de Nueva York