100 días de Biden en la Casa Blanca y un tema urgente: la reforma migratoria

100 días de Biden en la Casa Blanca y un tema urgente: la reforma migratoria
Joe Biden, el 46º presidente de Estados Unidos, cumple sus primeros 100 en el poder. (Foto: EFE)

Esta semana el presidente Joe Biden cumple sus primeros 100 días en la Casa Blanca y más allá de su destacado liderazgo en la lucha contra el COVID-19, promoviendo una rápida y masiva vacunación en Estados Unidos donde actualmente más de 231 millones de personas ya tienen administrada al menos una dosis de la vacuna, hay un tema pendiente en su gestión presidencial que presenta urgentes signos de interrogación: ¿cómo arreglar el obsoleto sistema de inmigración del país?.

En este sentido, los diversos grupos defensores de los inmigrantes urgieron al Gobierno de Biden a promover entre los líderes de su partido demócrata la aprobación de una reforma migratoria sin la necesidad de contar con los republicanos del Congreso, y así cumplir las promesas hechas a la comunidad indocumentada durante la dura campaña electoral contra el ex presidente Donald Trump.

«Continuamos recordando a la Casa Blanca y los demócratas que hay un camino viable para trabajar sin los republicanos, y cumplir estas promesas», advirtió Lorella Praeli, presidenta de Community Change Action.

Y aunque el mandatario entregó una propuesta de reforma migratoria el día de su llegada a la presidencia el pasado 20 de enero, el ambicioso proyecto se ha visto obstaculizado por la oposición republicana, que además ha encontrado en la abrumadora llegada de familias y menores inmigrantes no acompañados a la frontera sur, una crisis que desata críticas contra la administración.

Praeli resalta que la legalización de los indocumentados es ampliamente apoyada por los votantes estadounidenses, y que se debe actuar pronto. El pedido a los demócratas se hace en medio de la campaña nacional «We Are Home», que tiene como objetivo priorizar y exigir un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en EE.UU.

Para Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), los demócratas deberían explorar la posibilidad de anexar componentes de legalización de inmigrantes si el Plan de Empleo Estadounidense de infraestructura actual de Biden pasa por el proceso de reconciliación con los presupuestos, que solo necesita una mayoría simple de 51 votos para ser aprobado.

Añadió que por más de 20 años las organizaciones «han trabajado muy duro para traer a los republicanos en favor de una reforma migratoria». Sin embargo no se ha logrado, por lo que actualmente se debe tomar cualquier «ventaja» que se tenga para lograr la legalización. Las activistas señalan que este próximo sábado 1 de mayo las comunidades inmigrantes en Estados Unidos saldrán nuevamente a marchar para pedir la aprobación de una reforma migratoria.

 

 

L.I. pide legalizar a indocumentados

 

Encolumnados en el mismo objetivo de solicitar al presidente Biden un camino hacia la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos, incluyendo trabajadores esenciales, jóvenes con DACA y titulares del TPS, son varios los funcionarios electos y las organizaciones comunitarias en Long Island que levantan sus voces desde hace semanas.

Es el caso de una coalición de activistas locales que se manifestaron pacíficamente en las afueras de la oficina del senador neoyorquino Chuck Schumer, en Melville.

Entre los participantes que dieron su firme respaldo a la petición se encontraron el legislador del condado de Suffolk, Sam Gonzalez, y los miembros de New York Immigration Coalition, CARECEN, Centro Corazón de María, Empire Justice Center, National TPS Alliance, Sepa Mujer, Latinos Unidos de Long Island, Long Island Inclusive Communities Against Hate, Community Legal Advocates, Immigrant Justice Now Long Island.

Días atrás, otro pedido importante para aprobar una reforma migratoria se hizo desde la sede de la organización Pronto of Long Island, en Bay Shore, donde el ejecutivo de Suffolk, Steve Bellone, se unió a propietarios de pequeñas empresas, políticos, líderes sindicales y de inmigración para instar al Congreso de Estados Unidos a legalizar a millones de inmigrantes indocumentados que trabajan y contribuyen a la economía de Long Island, Nueva York y del país.

«Nuestro sistema de inmigración es nada menos que un fracaso masivo de nuestro gobierno federal, y está impactando a todos los neoyorquinos», señaló Bellone.

«En lugar de un proceso que le da a la gente el reconocimiento que merecen para servir como ciudadanos productivos, tenemos un proceso que mantiene a la gente oculta en las sombras … Es hora de que el Congreso trabaje juntos para asegurar nuestra frontera, proteger al contribuyente y brindar un camino hacia la ciudadanía», puntualizó.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York