Ramfis Trujillo visitó Long Island en campaña presidencial para República Dominicana

Ramfis Trujillo visitó Long Island en campaña presidencial para República Dominicana
En evento de recaudación de fondos en Baldwin, líderes locales apoyan a Ramfis Domínguez Trujillo, candidato del Partido Demócrata Institucional para las elecciones presidenciales de la República Dominicana en el 2020. (Foto: Antonio Kelley)

 

El candidato Luis José “Ramfis” Domínguez Trujillo llegó a los Estados Unidos en medio de ovaciones por parte de muchos dominicanos residentes en Nueva York. El pasado 21 de octubre fue recibido en Long Island en una gala pro-fondos desarrollada en Coral House, Baldwin, para apoyar a su campaña electoral con miras a los comicios presidenciales del 2020 en la República Dominicana.

“Ya estoy en campaña ardua por el país y por la patria” dijo Ramfis Trujillo quien es nieto del ex dictador Rafael Leónidas Trujillo.

“El cambio somos todos, nosotros tenemos la responsabilidad de llevar una transformación absoluta en el país, ahora mismo lo primero es democracia y para lograrla necesitamos la participación de todos los ciudadanos, no sigamos líderes, sigamos ideales”, nos dijo Trujillo militante del Frente Nacionalista Opositor (Freno) quien estableció una alianza con el Partido Demócrata Institucional (PDI) para postularse a la presidencia.

“Cuando uno está en estos zapatos es dificil expresar el agradecimiento que uno le tiene al pueblo y al apoyo masivo que recibo. El pueblo está harto del partido de la liquidación dominicana como yo le he denominado, y quiere una transformación y recuperar el bienestar, la salud y erradicar los males que afectan a la República Dominicana, por eso voy a seguir trabajando sin tregua hasta el 17 de mayo del 2020 (día de las elecciones)”, argumentó Trujillo en entrevista exclusiva con Noticia.

 

Seguridad y Economía

 

Muchos de los dominicanos que viven en Estados Unidos tienen miedo de viajar a su país por el tema de la falta de seguridad, y también hay quienes tienen gran preocupación por los sueldos en la República que no alcanzan a las familias. Sobre esto le preguntamos al candidato ¿Qué plan tiene para los dominicanos de aquí y de allá?

“Lo primero que entiendo es que hace falta imponer la mano dura de la ley contra la delicuencia, contra la corrupción, contra todos los males que afectan al país pero con un corazón grande para escuchar al pueblo y conocer todas sus necesidades, y trabajar incansablemente para resolver esos problemas”.

“Hay que impulsar una reforma policíaca y de las fuerzas castrenses dignificando el trabajo de esos seres humanos que se entregan con patriotismo y determinación al trabajo por la patria, pero que son pisoteados con unos pagos indignos, ¿Son magos? … No!, con 8,000 pesos que ganan (160 dólares al cambio actual) no pueden pagar una canasta básica de 35,000 pesos. Por esto es que yo abogo para que se les pague 50,000 pesos mínimos”.

“Pero más allá de eso hay que transformar el sistema juridíco, emulando al de Estados Unidos. ¿Cómo? … Que los jueces a cambio de ser designados por el poder ejecutivo, por el fiscal o por la procuraduría, sean designados por la voluntad del pueblo, sometiéndolos a un proceso de votación por los moradores de cada provincia”, explicó Trujillo.

 

Muro fronterizo con Haití

 

La República Dominicana vive el índice más alto de inmigrantes haitianos y ante esto el candidato Trujillo dice que va a construir un muro en la frontera con Haití, una declaración que trajo el cuestionamiento de que si él sigue los ideales de Donald Trump en EE.UU., a lo que el candidato respondió:

“Trump es quien me está siguiendo a mi porque yo vengo hablando del muro primero. Nuestra postura frente a la inmigración haitiana y su postura frente a la inmigración ilegal aquí en los Estados Unidos son iguales y perfectamente justificables. Nosotros tenemos una invasión que se inició 6 años después de la firma del Tratado de Basilea en 1795, es decir en 1801 fuimos blanco del ataque del país vecino cuando Toussaint Louverture se declaró gobernador de toda la isla”.

“Ahora bien ¿qué tenemos que hacer nosotros? Hay más de 3 millones de haitianos en la República Dominicana que deben ser repatriados, todos los que estén de manera ilegal. Aquellos haitianos que quieran venir al país a trabajar se tendrán que someter a una visa de trabajo y luego de eso vamos a tener que construir un muro de norte a sur, y el costo saldrá de una tercera parte de lo que nosotros gastamos en un año”, nos indicó el candidato.

 

La confianza del pueblo

 

“Voy a votar por Ramfis Domínguez Trujillo, es el que tiene el discurso que ha cautivado al pueblo, nos ha hablado de atacar la delicuencia, del tema migratorio que nos está azotando y habla de recatar la economía la cual está muy mal en nuestro país”, comentó Luis Gómez, presente en la reunión de campaña.

“No tengo miedo que sea nieto de Trujillo ya que cada cabeza es un mundo, cada persona piensa diferente, él ni siquiera llegó a conocer a su abuelo, tiene su sangre pero la dictadura no se hereda”, enfatizó Gómez quien vive en Brentwood.

Por su parte, Cristóbal López, presidente de la seccional de Long Island del Partido Demócrata Institucional (PDI) recuerda que si un dominicano quiere votar en las elecciones desde el exterior, debe de tener su cédula al día y estar empadronado, habrá un equipo que van a ayudar a las personas a empadronarse e instruirlas cómo renovar la cédula en caso de que esté expirada.

 

Orgulloso de su apellido

 

El segundo apellido de Luis José “Ramfis” Domínguez Trujillo viene de Rafael Leonidas Trujillo, es decir de su abuelo quien fuece un cruel dictador por 30 años en la República Dominicana (1930-1961). Ante esto el candidato nos responde:

“Soy una persona que tengo mucha fe en Dios, yo creo que Dios no se equivoca y es quien escoje la familia de nosotros. Yo llevo mis dos apellidos con orgullo, porque heredo el apellido de mi padre Domínguez y Trujillo por parte de mi madre. Ahora soy claro y contundente, los aspectos negativos del régimen (de Rafael Leonidas Trujillo) siempre los he repudiado, igual que las de todas las dictaduras pero yo soy un demócrata a carta cabal”.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>